Buscar en este blog

Un brutal acto de terrorismo cumple 37 años de impunidad

domingo, 6 de octubre de 2013

Omar Pérez Salomón
Este 6 de octubre se cumplen 37 años del brutal acto de terrorismo perpetrado contra un avión civil cubano en pleno vuelo con 73 personas a bordo, de ellas 57 cubanos. Su edad promedio apenas rebasaba los 30 años. Entre los viajeros del avión estaba el equipo de esgrima que acababa de escribir una brillante página deportiva, ganando la totalidad de las medallas de oro en las competencias regionales de esta especialidad que se efectuara en Caracas; una tripulación experimentada con una destacada hoja de servicios; 11 jóvenes guyaneses, seis de ellos seleccionados para realizar estudios de medicina en Cuba y cinco ciudadanos de la República Popular Democrática de Corea, que visitaban países de América Latina.

En los meses previos al sabotaje, el gobierno de Estados Unidos y la CIA, desplegaron una serie de actividades terroristas contra Cuba, fundamentalmente contra sedes diplomáticas y líneas aéreas.

El 9 de julio de 1976, en Kingston, Jamaica, una potente bomba hizo explosión en el vagón que cargaba los equipajes del vuelo de Cubana de Aviación que se dirigía hacia Cuba. El artefacto no estalló dentro de la nave en pleno vuelo, debido a que se produjo un atraso en el arribo de la misma.

El 2 de octubre, cuatro días antes del sabotaje al avión en Barbados, el periodista contrarrevolucionario Llano Montes publicó en El Mundo de Caracas que una bomba de dinamita plástica había sido colocada bajo el ala de un avión de la Compañía Cubana de Aviación en Barbados y que la misma se había despegado por un pequeño derrame de gasolina cuando el avión iba por la pista para iniciar el vuelo.

Sobre este particular el líder de la Revolución Cubana, Fidel Castro, diría en el acto de despedida de duelo de las víctimas, el 15 de octubre de 1976:

“Al principio teníamos dudas si la CIA había organizado directamente el sabotaje o lo elaboró cuidadosamente a través de sus organizaciones de cobertura integradas por contrarrevolucionarios cubanos; ahora nos inclinamos decididamente por la primera tesis. La CIA tuvo una participación directa en la destrucción del avión de Cubana en Barbados.

“Lo más repugnante de este caso es el empleo de mercenarios que por dinero son capaces de segar en unos segundos 73 preciosas vidas de personas indefensas, con las cuales incluso viajaron en el avión minutos antes.

“Los autores de estos crímenes se mueven impunemente por todas partes; cuentan con recursos financieros inagotables; utilizan pasaportes de Estados Unidos como ciudadanos naturalizados de ese país o documentos reales o falsos de otros numerosos países, y emplean los medios más sofisticados de terror y crimen.

“¿Quién si no la CIA, al amparo de las condiciones de dominio e impunidad imperialistas establecidas en este hemisferio, puede realizar estos hechos?”

Es conocido que un día después del atentado al avión cubano, el FBI y la CIA tenían conocimiento de los autores materiales e intelectuales del criminal suceso; sin embargo el gobierno de Estados Unidos ocultó esa información y dio cobija a los terroristas Orlando Bosch y Luis Posada Carriles.

Fredy Lugo, uno de los autores materiales, contó a la periodista venezolana, Alicia Herrera, cómo prepararon y ejecutaron el atentado al avión cubano, y Hernán Ricardo, el otro autor gritó en el patio de la cárcel donde se encontraba recluido, ‘Nosotros pusimos la bomba, ¿y qué? ‘.

Bosch vivió como un “ciudadano honorable” en una confortable residencia de Miami, con la generosa protección política y económica de la Fundación Nacional Cubano Americana (FNCA) y falleció libre en esa ciudad al abrigo de las autoridades norteamericanas el 27 de abril de 2011.

Por su parte Posada Carriles se pasea tranquilamente por las calles de Miami, a pesar de ser un confeso terrorista y que el gobierno venezolano solicitó a Estados Unidos en el año 2005 la extradición a Venezuela de este prófugo de la justicia.

Este 6 de octubre el pueblo cubano recordará con dolor este horrendo crimen y las palabras de Fidel en el acto de despedida de duelo de las víctimas, el 15 de octubre de 1976:

“Nuestros tripulantes, nuestros heroicos trabajadores del aire y todos nuestros abnegados compatriotas sacrificados cobardemente ese día, vivirán eternamente en el recuerdo, en el cariño y la admiración del pueblo. Una patria cada vez más revolucionaria, más digna, más socialista y más internacionalista  será el grandioso monumento que nuestro pueblo erija a su memoria y a la de todos los que han caído o hayan de caer por la Revolución.

“Hacia nuestros hermanos guyaneses y coreanos inmolados ese día, va también nuestro recuerdo más ferviente en estos instantes. Ellos nos recuerdan que los crímenes del imperialismo no tienen fronteras, que todos pertenecemos a la misma familia humana y que nuestra lucha es universal.

“No podemos decir que el dolor se comparte. El dolor se multiplica. Millones de cubanos lloramos hoy junto a los seres queridos de las víctimas del abominable crimen. ¡Y cuando un pueblo enérgico y viril llora, la injusticia tiembla!.”

Artículos relacionados:
Tomado de La Pupila Insomne

Imagen: Luis Posada Carriles -autor del crimen de Barbados- hace pocos días en Miami junto  al “disidente” Guillermo Fariñas  y el también terrorista Hubert Matos. Foto Cambios en Cuba


0 comentarios:

Publicar un comentario

Seamos el cambio

Con la tecnología de Blogger.
 

Buscar en:

Entradas populares

Se ha producido un error en este gadget.