Buscar en este blog

Los Cinco son mucho más que un número

jueves, 16 de mayo de 2013
Y René lo confirmó con sus palabras, y desde sus celdas en lejanas tierras, lo sentenciaron Ramón, Tony, Gerardo… porque Fernando sufre un castigo adicional: no puede acceder a “tecnologías”… pero aunque sus mensajes no lleguen en tiempo, su voz se escucha bien alto, y él también lo expresa: "Fuimos somos y  seremos Los Cinco"

Los Cinco son mucho más que un número
Por Sergio Alejandro Gómez

 Desconozco si algún eminente psiquiatra ya se ha interesado en este extraño padecimiento. Aún sin nombre científico, la enfermedad tiene síntomas claros: incapacidad fisiológica de comprender los principios e ideales compartidos por millones de personas en Cuba.

 René es el nuevo abanderado de la campaña por la liberación de los luchadores antiterroristas cubanos.

 Solo una aproximación clínica podría explicar la interpretación que hacen algunos, dentro y fuera del país, sobre el regreso definitivo de René González, uno de los Cinco cubanos injustamente condenados en Estados Unidos por combatir el terrorismo.

 Aseguran que los Cinco Héroes, como son conocidos en el mundo entero, han desaparecido por una simple realidad aritmética. René está en su Patria junto a su familia, mientras sus cuatro hermanos aún permanecen retenidos.

 Apuestan a la división y los más bajos sentimientos humanos, los únicos que entienden y comparten. Y es por eso que se dan cabezazos cuando Gerardo Hernández, condenado a dos cadenas perpetuas, dice en un mensaje que "parte de nosotros pasea por las calles de esa Isla, y podemos casi respirar su aire, quemarnos con su sol".

 "¡Somos Cinco y seguiremos siendo Cinco!", asegura desde su celda en la prisión de Victorville, California.

 Y el desconcierto continúa cuando René, junto a su esposa e hijas en La Habana, le dice al mundo que "mi prioridad es lograr la libertad de mis hermanos. Yo no me siento del todo libre, seguimos siendo Cinco prisioneros de una injusticia".

 Por mucho que busquen, la matemática de esta operación no le resta poder al símbolo en que se han convertido los antiterroristas cubanos. Cinco es un número primo, solo divisible por sí mismo y por uno. Sencillamente, como afirma Gerardo, la campaña cuenta desde ahora con un nuevo abanderado: René.

 Pero quizás el mayor error que cometen es creer que las ideas se pueden sentenciar a cadena perpetua.

 Así lo intentaron en un amañado juicio que nunca estuvo encaminado a juzgar sus actividades en Estados Unidos —más que justificadas para proteger a Cuba y los propios ciudadanos norteamericanos de agresiones terroristas—, sino a aplacar en ellos la rebeldía de todo un pueblo. No claudicaron, como otros, a las prebendas que les daban por declararse culpables y "cooperar con las autoridades". Había que castigarlos.

 Sería fútil explicarles a quienes no pueden o no quieren entender los motivos de su resistencia, el porqué no vacilan. Las respuestas se remontan a una historia larga y heroica que se llama Cuba, al primer machete y al primer mambí.

 Cada cubano patriota levantará esas banderas hasta que regrese el último de ellos. Pero incluso el día que eso ocurra, cuando finalmente el pueblo pueda recibirlos con los honores de héroes que se les han otorgado, seguirán siendo los Cinco.

 http://www.granma.cubaweb.cu/2013/05/12/interna/artic01.html

FUIMOS SOMOS Y  SEREMOS LOS CINCO

 A mi hermano René en libertad.

 Aquel 12 de septiembre, sin adjetivo que lo pueda calificar en su violencia, fui el último que llegó a Miami y, por consiguiente, el último en ser ubicado en una celda extremadamente fría, con un colchón pelado, una colcha y un rollo de papel sanitario; aislados todos.

El silencio era tétrico en aquel piso 13 del Centro de Detenciones de Miami. Por un instinto puramente animal, uno se pone a dar vueltas dentro de aquel espacio tan reducido. De vez en cuando, me detenía ante el estrecho cristal que tenía la puerta metálica, por donde, constantemente, nos vigilaba un guardia haciendo ronda. En una celda enfrente, que me quedaba hacia un extremo, miraba a un hombre, que también se detenía a ratos en su ventanilla. Rostro barbudo austero, el pecho desnudo y me preguntaba: ¿quién será ese tipo?, ¿no tiene frío?

Era René, aun no lo conocía.

En aquellos primeros días, de los que queda mucho por contar, nos bajan, a él y a mí, a la Sala de la Corte. Debíamos allí declararnos inocentes o culpables, que en nuestro caso era declarase dignos o indignos, honestos o deshonestos, leales o traidores. Nosotros dos íbamos muy seguros de nuestra inocencia. Pero había uno, que yo tampoco conocía, que iba a declarase culpable. Cada uno fue por separado ante el Juez, pero René leyó la traición en el rostro de aquel tipejo, quien me trataba de enredar con un cuento.

Luego, René me dijo: Tengo que hablar con ese tipo. Yo solo le pedí calma.

Así lo conocí.

Así nos hicimos, los cinco, hermanos.

Por eso, su libertad es nuestra libertad, su dolor y su felicidad son también nuestros.

Por eso, nuestra injusta prisión seguirá siendo su prisión.

Por eso, fuimos, somos y seremos Los Cinco, donde se funde un solo hombre, un cubano como millones de compatriotas, fiel a su pueblo y a su patria.

Tony Guerrero Rodríguez
10 de mayo de 2013
Prisión Federal de Marianna.
 --
 ¡Somos cinco y seguiremos siendo cinco!

 Si hoy tenemos que continuar la lucha no es solo por los otros cuatro, es también por René, porque lo conocemos y sabemos que él no será realmente libre hasta que estemos todos de regreso en la patria.

 La diferencia es que esta batalla, que será hasta el final por los Cinco, cuenta desde hoy con un nuevo abanderado.

 Felicidades René!

 Tus cuatro hermanos celebramos contigo, orgullosos!
 HLVS!

Gerardo Hernández Nordelo,
Prisión Federal de Victorville,
California, 3 de mayo de 2013.
 --
Con él, nosotros cuatro nos sentimos también un poco libres

Esta noticia buena nos embargó a todos con optimismo, con alegría; porque la tan esperada libertad de uno de nuestros hermanos ya se hizo realidad. ¡Era ya hora después de tanta dilación e injusticia! Primero que todo, nos sentimos más aliviados de que nuestro compañero no continúe más en peligro sobre su vida al no tener que permanecer por un segundo más en esta escena rodeado de las amenazas que conocemos.

    Con él, nosotros cuatro nos sentimos también un poco libres. Es como si una parte nuestra ya estuviera en casa, con nuestros familiares y amigos, en el seno de nuestro pueblo, con nuestras hermanas y hermanos del mundo.

    René es nuestra avanzada. El lleva el abrazo y cariño de los Cinco a todos ustedes. En su presencia estamos Los Cinco: En cada acción que realice por el bien de Cuba y la humanidad, en sus nuevas responsabilidades y tareas,en sus nuevas misiones y sueños. Allí estará hasta que finalmente Los Cinco nos encontremos libres en aquella tierra que tanta amamos.

    ¡Nos embarga la alegría y con ella el optimismo de que el amor y la verdad siempre vencen sobre las injusticias!

    ¡Venceremos! ¡Cinco abrazos eternos!

Fernando. Gerardo. Antonio, y

 Ramón Labañino,
FCI Ashland, Kentucky, 6 de mayo de 2013

0 comentarios:

Publicar un comentario

Seamos el cambio

Con la tecnología de Blogger.
 

Buscar en:

Entradas populares

Se ha producido un error en este gadget.