Buscar en este blog

De cada 10 chavistas, 11 votarán por la asamblea de Nicolás Maduro

miércoles, 24 de septiembre de 2014
Por Raúl Bracho, @hombrenuevo

 En la medida en que se les vuelve a ver el bogote [1] a los políticos opositores, más estoy seguro que la barbarie no volverá. A pesar de que sé y lo digo, como muchos y como el mismo Nicolás, que las cosas no están bien, que hay fallas y que no hemos logrado vencer. Pero una cosa es darse cuenta de las fallas y otras que éstas justifiquen la caída de todo lo que se ha logrado, para abrir camino al regreso a la locura.

 Los opositores, la clase media, están envenenados de forma terminal contra todo lo que pasa en Venezuela; para ellos la solución ahora es irse del país, pero ellos no han reclamado nada a EE.UU. o Panamá por no poder ofrecerles prestaciones sociales, vacaciones, pagos de preaviso y liquidación, lo que allá no existe, tas botao y punto, se te pagan días trabajados y ni un dólar más. A ellos parece que les gusta esto. Vivir en Panamá o Miami no es soplar y hacer botellas, todo es en dólares y conseguirlos no es tan fácil como aquí. Pero yo no los culpo, son seres llenos de odio, de un odio que no nació en ellos sino que se pega como el Chicunguya, ellos con su odio ven cualquier cosa como una salida al "régimen", como una luz, ven al capitalismo como un salvavidas.

 Si hubiese una forma de que vieran por un huequito lo que les esperaría en Venezuela una vez liberada de la "dictadura CastroMadurista", otro gallo cantaría. Dólar libre pero salario por el suelo, privatizaciones, cupos ballon en compras de apartamentos, carros en las concesionarias pero impagables sino solo por los ricos, como siempre, los mercados full pero las carteras vacías. Pero ese es el país que tenemos, lleno de radicalismos de derecha y de izquierda.

 Ojalá y hubiese otra alternativa, pero no la veo. Yo sigo siendo Chavista porque sé muy bien que de ganar el poder la oposición, a los seis meses apenas, ni este pueblo, ni la clase media que hoy está rotundamente en contra, se la calarían.

 Da dolor ver el país partido en dos, por supuesto, pero es que así son los partos. Da arrechera ver que no se cumpla con lo prometido y que sigan los corruptos rojos rojitos negociando con los corruptos adecopeyanos, da arrechera. Molesta ver que no se puedan crear políticas para enfrentar la guerra económica de un solo golpe, y a veces uno piensa que hace falta expropiarlas de una buena vez, pero sin planificación esto tampoco resultaría. Es lento, demasiado lento para uno, pero es que la historia marcha a un paso más largo que la apresurada vida de un mortal, lo importante es que no se pierda el aliento ni la meta.

 Saber quién es el enemigo es prioritario, yo sé que el pasado neoliberal es el enemigo. A ellos ataco. Como a quienes desesperados atacan a Nicolás Maduro acusándolo de conspirador y traidor, viendo por la ventana de sus egos una historia que es distinta. 15 años son muchos años, es verdad. Muchas cosas que no se hicieron, es verdad, muchas fallas que aún siguen, es verdad, pero igual es verdad lo logrado, es verdad un pueblo que sabe la diferencia entre el pasado y el presente. Un pueblo resteao con Chávez, pase lo que pase.

 Hay quienes ya, desde la izquierda misma, pronostican una derrota en los comicios del 2015.

 Creo que cacareaban lo mismo en las elecciones a alcaldes.
 Yo pronostico una paliza completa y creo que la MUD lo sabe de cabo a rabo. Pese a los errores, a los corruptos, a las fallas y la burocracia, este pueblo no vuelve a votar por la cuarta república.

 Quizá sí lo hiciéramos si tuviésemos una alternativa hacia el futuro, hacia una sexta república libre de los males que se colearon en la quinta. Allí sí que vendrían de la derecha y de la izquierda y cerrar filas por Venezuela, eso es lo que me gusta de la historia. Ojalá y pase porque muchas y muchos lo estamos esperando, que se acabe el hampa económica, los corruptos de ambos bandos y la politiquería barata.

 Pero por ahora, resteo con Chávez y con Nicolás Maduro.

[1] Hay una canción que cantaba Chávez que decía "Por más que se tongonee siempre se le ve el bogote" y se la cantaba a los opositores y traidores.

Enviado por su autor
FOTO Getty Images 3
Por Alberto Más
 Antonio Guerrero, Tony, (uno de Los Cinco luchadores cubanos contra el terrorismo que se encuentra purgando una condena a 21 años y 10 meses de cárcel, junto a Ramón Labañino, 30 años y Gerardo Hernandez, dos cadenas perpetuas más 15 años,   René González y Fernando González, ya liberados al cumplir sus condenas), es un eximio practicante del juego ciencia del ajedrez.
Tony aprendió a jugar ajedrez cuando niño, a los 10 u 11 años, en el barrio y en la escuela, sin un gran profesor que lo formara. Nos contó que estando en prisión, allí por el año 2004 se metió de lleno a estudiar algunos libros específicos, y que hace dos años se conectó con el Presidente de la Federación Cubana de Ajedrez, Silvino García Martínez, quien fuera el primer Gran Maestro  de ajedrez de Cuba tras el triunfo de la Revolución.
Es precisamente García quien orientó a Tony para que profundizara sus estudios, ya en marcha su formación, se vinculó con el Maestro Internacional Lázaro Antonio Bueno Perez, manteniendo con él una permanente comunicación, de ella surge la iniciativa de escribir un libro sobre ajedrez, con la directa apoyatura de Lázaro, libro que ya está en marcha y será titulado “Ajedrez hacia la luz”
Antonio afirma que aunque no ganara ningún torneo ni obtenido premios, el ajedrez le ha permitido lograr muchas amistades, una de ellas es precisamente el Gran Maestro Lázaro Bruzon, nacido en Holguín, campeón nacional juvenil en el año 1998 y que actualmente ocupa el lugar 59 en el ranking mundial de los mejores 100 ajedrecistas.
Algunas partidas realizadas por Tony desde la prisión han tomado estado público en Cuba, como la llevada a cabo con Jorgito, joven que lleva adelante el blog Jorgito por Cuba y es estudiante de derecho en la Universidad de Camaguey. Al finalizar la  partida le escribió a Jorgito: “Mira, con jugadores mucho más débiles que tú no sigo una partida que está perdida como esta, así que DECLINO MI REY Y TE DECLARO VENCEDOR… Así que TE FELICITO y doblemente, porque paralelo a este feliz encuentro ajedrecístico, has desarrollado tus estudios universitarios y un sin fin de tareas más.”
Otra de las partidas fue la jugada a iniciativa de la Cátedra Honorífica de Ajedrez de la Universidad Ciencias Informáticas, que terminó en tablas al llegar a la jugada 29.
Hoy Antonio está llevando adelante una partida con un equipo de argentinos y cubanos residentes en Argentina, CUBARG, como se han denominado, lo conforman Liliana Suárez Márquez, cubana, representante de la empresa Labiofam en Argentina, Ariel Sebastián Elger, argentino, profesor de ajedrez de escuela a nivel primaria, Campeón Nacional Argentino Sub 12 (1996) y miembro del Comité Central de la FJC, Jorge Risquet Valdés  Jiménez, cubano, Consejero Comercial y Económico de la Embajada de Cuba, contando con el apoyo de Beatriz Parra González, cubana, 2° Secretaria de la Embajada, Encargada de Prensa y Alberto Más, argentino, fotoperiodista, miembro del Club Argentino de Periodistas Amigos de Cuba (CAPAC) y del Comité Argentino por la Libertad de los Cinco.
El equipo propuso que ésta partida se desarrolle en honor del joven ajedrecista Gustavo Bruzzone, argentino, nacido en la Provincia de Santa Fe y uno de los deportistas desaparecidos por la genocida dictadura cívico-militar que asoló la Argentina del año  1976 a 1983, cuando contaba con solo 22 años, un 19 de marzo de 1977.
Gustavo Bruzzone era ajedrecista, estudiante y militante revolucionario. En enero de 1972 (a los 17 años) había ganado ya el torneo de juveniles, representando a la Federación Santafesina. Era una gran promesa del ajedrez,  fue designado profesor de ajedrez por el Ministerio de Educación en la Escuela General San Martín, donde había cursado la escuela primaria.
Fue un alumno destacado  en la escuela secundaria Domingo G. Silva de la ciudad de Santa Fe, uno de los mejores promedios, e integraba el Movimiento de Acción Secundaria (MAS), ingresó a la Facultad de Ingeniería Química y se incorporó a la JUP (Juventud Universitaria Peronista). Sus compañeros recuerdan su trabajo social al salir de los cursos en los barrios de Santa Fe. Fue un trabajador de diversos oficios, fue pintor de paredes y portuario.
Tony no dudó en aceptar que la partida lleve el nombre del joven ajedrecista, militante político y social, cuyos restos fueron recientemente identificados en un cementerio de la ciudad de Rosario.
De Cuba a la Argentina, del Che a Antonio Guerrero, el ajedrez nos une también, el ajedrez liberador que mantiene a Tony con su mente fuera de los muros, como lo estará cuando éste verdadero clamor que recorre el mundo exigiendo conmutar su pena y la de Gerardo y Ramón  logre llevarlos de regreso a su Patria.
Publicado en Cubainformación, donde tienen más fotos para compartir

0 comentarios:

Publicar un comentario

Seamos el cambio

Con la tecnología de Blogger.
 

Buscar en:

Entradas populares

Se ha producido un error en este gadget.