Buscar en este blog

Crítica sindical, ultraactividad y otras cuestiones

domingo, 7 de julio de 2013
Por Acratosaurio Rex
Criticar, es lo más sencillo del mundo. Hay tantas cosas mal, que se echa un vistazo alrededor, y uno se puede liar a largar. Por ejemplo, el Consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid, atribuye el incremento de la fila de plebeyos en espera para operarse de taaantas cosas, a los trabajadores sanitarios y a sus protestas contra las privatizaciones (1). Yo lo atribuyo a la disminución de plantillas y al cierre de servicios (2). Si quitas camas, si despides trabajadores, si eliminas médicos y consultas, por supuesto ahorras pasta a corto plazo. Pero los que quedan currando no son capaces de absorber la demanda, y por eso se colapsa la lista. Mi argumento es sindical, estoy con los trabajadores y contra el Gobierno, y piensa uno…, ¿dónde están los sindicatos? ¿Por qué no saltan de inmediato al cuello del infame Consejero y contradicen esa burrada? ¿No es para criticarlos?
Dice el barómetro del CIS (3) de abril de 2013, que la puntuación que dan los encuestados a los sindicatos es de muy deficiente. Un dos con cuarenta y cinco sobre diez es muy mala valoración, ¿no? ¿Por qué?
El desprestigio sindical hay que verlo desde dos puntos de vista. Por una parte está el desprestigio que se ha buscado a conciencia, el desprestigio endógeno: los sindicatos han crecido mediante la presencia institucional, salir en la foto, recibir ayudas de formación ocupacional e ingresos extra-sindicales como ERES. Están ahora mismo en el punto de mira de la trama corrupta del Estado en Andalucía, donde presuntamente o no tan presuntamente se han lucrado del fondo de reptiles en millones de euros... Hay una lista interminable de chorizadas que explican el deterioro.
Pero está el otro frente de desprestigio: el exógeno, el ataque mediático. El Mundo, la Razón y ABC, por ejemplo, tienen diariamente dos millones de lectores (4), y repiten a diario una cantinela que presenta al sindicalismo como ineficaz, irresponsable, subsidiado, corrupto, privilegiado, hipócrita, mentiroso, violento, anacrónico, perjudicial para el país, creador de paro, infiltrado por terroristas, etc.
Todas esas ideas, flotan en el ambiente, y van entrando en las cabezotas populares. Y como para que haya acto, hay que pensarlo previamente, los pensamientos se mezclan con toda esa basura de que «hemos vivido por encima de nuestras posibilidades», y van creando actos. Como el de la ultraactividad, que cumple plazo el 7 de julio San Fermín. ¿Qué no tienes ni puta idea de lo que es eso? Pues necesitas a gritos un buen sindicato, o al menos un cursillo sindical. El día 8 de julio de 2013, millones de trabajadores a los que les ha vencido el convenio, y cuyas patronales se nieguen a firmar o negociar uno nuevo, podrán de manera unilateral hacer valer la última reforma laboral de Rajoy, eliminar las condiciones más beneficiosas del convenio finiquitado, y acogerse al Estatuto de los Trabajadores y al SMI. Es decir, que si cobras 1200 euros te pueden poner a currar por 700 y no pasa nada. A eso se le llama ultraactividad (5), y provocará que el trabajador negocie siempre a la baja. 
Así que mucho ojo con el desprestigio sindical, no sea que la caída de esos cabrones te lleve a ti a comer mierda. Y en la cuerda floja andamos. Lo que es de uno es de todos, lo que es de todos es de nadie, lo que es de nadie es de uno.
NOTAS
(5) http://www.ugt.es/actualidad/2013/julio/b03072013.html

0 comentarios:

Publicar un comentario

Seamos el cambio

Con la tecnología de Blogger.
 

Buscar en:

Entradas populares

Se ha producido un error en este gadget.