Buscar en este blog

Falleció en Mérida Freddy Yépez: Revolucionario e Internacionalista consecuente

sábado, 9 de agosto de 2014
“Querido camarada: acabo de salir de un deterioro de la salud y estoy mejorando una barbaridad.  Es una enfermedad terrible que no quiere que uno viva, pero la ciencia es grande como más grande será con el tiempo en favor de la humanidad gobernando el comunismo. He decidido volver a escribir, por eso te envío un  artículo. Un abrazote.”
F.Y.


A Freddy lo conocí en la cárcel de Trujillo en el año 1972 o 73, para ese momento ya llevaba un tiempo de encarcelamiento largo.  Como muchos jóvenes que participaron en la caída del Régimen del Dictador Pérez Jiménez y ante la firmeza de muchos hombres y mujeres que militaban en AD y bajo ese ejemplo de conductas intachables y revolucionarias se producen rupturas debido a ese contraste que marcaba la Revolución Cubana con Fidel, Camilo Cienfuegos y el Che y los pocos modelos socialdemócratas en la región.   Quién no podía valorar conductas como la de Fabricio Ojeda, Presidente de la Junta Patriótica, Domingo Alberto Rangel o Sáez Mérida, mayores que Freddy y que lo llevaron a abrazar ideas más avanzadas con la fundación del MIR, quienes de distintas vertientes deslindaron del gobierno de Rómulo Betancourt.

Freddy, no solo fue un militante que se cultivó en las ideas marxistas sino que era un gran conocedor de los procesos revolucionarios de los pueblos y de sus principales actores, era un caballo desbocado y lleno de entusiasmo hasta sus últimos días de conciencia y con una fe infinita en las luchas de los pueblos y de su única salida: el comunismo.  Fue el primero, que me habló de la falsificación de las ideas revolucionarias y del daño que se hacía cuando se distorsionaban esos procesos desde las alturas del poder: me imagino las toneladas de cartas que escribió y que se cruzaron en debates interminables e inconclusos con todas las expresiones y corrientes que hacían vida en la mayoría de las cárceles de este país y en sus tiempos de reclusión.  De sus manos recibí la historia más genuina de la Revolución Rusa escrita por uno de los dirigentes más brillantes de ese proceso y condenado al exilio por un poder deformado que se apropió y acabo con la Revolución más importante del Siglo XX. 

  Seguro estoy que el quedó marcado por ese proceso del año 1905 a 1917 y los debates posteriores que se produjeron tras la muerte de Lenin.   Freddy sabia lo vital que significaba el peso de un liderazgo y de una dirección política, estrechamente ligada al pueblo, en su papel de mantener y hacer avanzar un proceso revolucionario.

Él lo decía y murió convencido de que los pueblos no parararían de  hacer revoluciones y actos heroicos multitudinarios cada vez más impresionantes.  Defensor crítico de los gobiernos de Chávez y Maduro, independientemente, conociendo a fondo las diferencias abismales que tenía en cuanto a la conducción del proceso.  En los revolucionarios no cabe el sectarismo.  Quienes lo conocimos tenemos una tarea: recoger su incansable y tenaz hábito de escribir para contribuir en la teoría revolucionaria, pero también hasta en lo más cotidiano de la vida.    

Murió otro Quijote: honor y gloria a su trayectoria de vida.

Saludos revolucionarios y abrazos a su familia y más allegados.

Tomado de Aporrea

0 comentarios:

Publicar un comentario

Seamos el cambio

Con la tecnología de Blogger.
 

Buscar en:

Entradas populares

Se ha producido un error en este gadget.