Buscar en este blog

La propaganda de Disney y otros "estudios" durante la Segunda Guerra Mundial

jueves, 18 de abril de 2013
Excelente recopilación y muestra del poder de propaganda imperialista y nacionalista en general.
Koan


Fuente:ALT1040


La Segunda Guerra Mundial fue el escenario en el que se probaron nuevas armas como la bomba atómica o los primeros cazas a reacción; pero además la propaganda jugó también un papel clave en todos los bandos enfrentados en la contienda. La propaganda fue un catalizador para captar reclutas, financiación y para cimentar el desprecio al enemigo, un esfuerzo que, aunque poco conocido, en el bando Aliado fue desempeñado por el Pato Donald, los Looney Tunes, Popeye o Superman.
Black Terror - Propaganda Segunda Guerra Mundial

Los que hayan visto la película "Captain America: First Avenger" recordarán las escenas en las que Steve Rogers, o mejor dicho, el Capitán América forma parte de un espectáculo musical propagandístico que tiene como objetivo incentivar la compra de bonos de guerra entre la población estadounidense (algo que también quedó retratado en la película Flags of Our Fathers de Clint Eastwood). Durante cualquier período bélico, la propaganda siempre ha sido un arma importante que, bien utilizada, puede servir para conseguir apoyos entre la población, incentivar el alistamiento u obtener financiación económica.
Durante la Segunda Guerra Mundial, la propaganda fue utilizada de manera masiva por la Alemania de Hitler, por la Unión Soviética y por los Aliados cada uno con sus propios resultados pero con un objetivo común: ganarse a la opinión pública. La propaganda fue más allá de los "formatos oficiales" y la tradicional cartelería o los discursos abrieron paso a todo tipo de formatos y, por ejemplo, en el bando de los Aliados tanto el cómic como los dibujos animados también se utilizaron con fines propagandísticos.
Hoy en día sería complicado asociar el nombre de Walt Disney al de la Segunda Guerra Mundial puesto que, a primera vista, nos parecería mezclar agua y aceite. Sin embargo, de la factoría Disney salieron un buen número de cortos de animación que parodiaban el régimen Nazi, pedían la compra de bonos de guerra o intentaban generar miedo y animadversión hacia Alemania. Disney no fue la única en colaborar con este tipo de propaganda y, por ejemplo, la Warner Bros. también puso a trabajar a los Looney Tunes al servicio del esfuerzo Aliado e, incluso, Superman también dedicó sus esfuerzos a luchar contra los Japoneses durante la Segunda Guerra Mundial.

Los cortos de animación de Disney

La factoría de Walt Disney generó un buen número de cortos de animación durante la Segunda Guerra Mundial. Un esfuerzo creativo que, fundamentalmente, tenía como objetivo retratar el régimen nazi y el fanatismo y empatizar con la población para que ésta se sumase al esfuerzo bélico, es decir, generar nuevos reclutas, colaboradores en las fábricas o aportaciones financieras en forma de bonos de guerra. Tras el ataque a Pearl Harbor en diciembre de 1941, toda la sociedad norteamericana pasó de estar en la neutralidad/indiferencia a lo que pasaba en Europa y en Asia a pasarse al patriotismo extremo y, para ello, la propaganda fue un gran catalizador.
Education For Death es uno de los cortos de la factoría Disney en la Segunda Guerra Mundial que retratan el régimen nazi y cómo éste convierte y moldea a las juventudes para hacerlos unos fanáticos del régimen (un cortometraje que cuesta creer que provenga de la misma factoría que creó a Mickey Mouse):



Los tres cerditos es una de las películas de animación clásicas de Disney que se enmarcaron en las Silly Symphonies que se realizaron entre 1929 y 1939. Con el estallido de la guerra, Disney decidió retomar este clásico cuento para revisarlo en 1941 y aunque se mantuvo su canción principal (esa de "quién teme al lobo feroz"), el famoso lobo feroz terminó militando en las filas nazis y aparece con un brazalete con una esvástica, una maleta que también lleva dicho símbolo y una gorra militar muy similar a las que se usaba en los uniformes de Alemania entre 1933 y 1945. De hecho, el lobo espeta unos gritos que, en cierta medida, recuerdan mucho a los discursos propagandísticos de Hitler:

Otra peculiaridad de este cortometraje de los tres cerditos es que el "albañil" (el que tiene la casa más resistente) tiene ondeando en su jardín la bandera de Reino Unido, un detalle interesante que junto a los créditos iniciales nos muestra que el cortometraje tenía como público objetivo a la población de Canadá que se unió a Gran Bretaña cuando ésta le declaró la guerra a Alemania tras la invasión de Polonia en 1939.
Der Fuehrer's Face es otro corto de animación de la factoría Disney que tenía como objetivo mostrar la represión y el adoctrinamiento del régimen nazi, una película que se estrenó en el año 1943 con el Pato Donald como protagonista de "un sueño" en el que vivía bajo el yugo del régimen nazi y estaba esclavizado en una de sus líneas de producción de armamento. Afortunadamente para el personaje, todo resulta ser un mal sueño y sigue viviendo en libertad en Estados Unidos (pijama patriótico incluido):

Fomentar el alistamiento fue otro de los objetivos de la propaganda y, claro está, la animación era una buena forma de llegar a los más jóvenes y generar así nuevos reclutas. En Sky trooper, una película de 1942, podemos ver de nuevo al Pato Donald realizando la instrucción para convertirse en paracaidista, un cuerpo especialmente significativo puesto que en los primeros años de la década de los 40, los cuerpos aerotransportados estaban formados por voluntarios y estaban considerados como una "novedad":


Es importante recordar que Estados Unidos luchaba en dos frentes durante la Segunda Guerra Mundial, en Europa contra Alemania y en el Pacífico contra el Imperio de Japón. Disney también se ocupó de la Guerra en el Pacífico y con Commando Duck llevó al Pato Donald (que fue el protagonista de la mayoría de estas películas) a luchar a la jungla. Saltos en paracaídas, francotiradores y la destrucción de un aeródromo japonés son algunos de los ingredientes de este cortometraje que convierte al Pato Donald en un miembro de las fuerzas especiales:



Los Looney Tunes también se movilizan

Warner Bros. también colaboró al esfuerzo bélico con sus películas de animación y puso a trabajar a los personajes de los Looney Tunes dentro de las labores de propaganda. El Pato Lucas, o Daffy Duck, fue uno de los personajes que se convirtió, al igual que el Pato Donald, en un comando que se infiltraba tras las líneas enemigas y en Daffy The Commando, ataviado con un caso similar al de las tropas británicas, el protagonista de la historia siembra el caos en un fortín alemán y termina en Berlín interrumpiendo a Adolf Hitler en uno de sus discursos para golpearle en la cabeza:


Contando con la supervisión de un soldado (algo que podemos leer en los títulos de crédito de la película), en la película Tokio Jokio, la Warner Bros. hizo un retrato muy particular sobre el Imperio de Japón, sus fuerzas armadas, sus espías y sus relaciones con el Eje. Una rareza documental que vale la pena ver:

Bugs Bunny también estuvo inmerso en las tareas de propaganda durante la Segunda Guerra Mundial y en un cortometraje encargado por el Departamento del Tesoro de Estados Unidos (algo que podemos leer en los créditos iniciales) solicitó a los estadounidenses que comprasen bonos de guerra:



En Nips the Nips, Bugs Bunny acaba en una isla del Pacífico que está repleta de japoneses bastante belicosos a los que se enfrentará y, como no, acabará venciendo y expulsando de la isla, una historia muy curiosa que refleja la tarea de Estados Unidos en el frente del Pacífico:

Superman también luchó en la Segunda Guerra Mundial

La Paramount realizó una serie de 17 cortometrajes de animación inspirados en el personaje de Superman y, tras el ataque a Pearl Harbor en 1941, algunos de los cortometrajes tuvieron un trasfondo propagandístico que puso en relieve el enfrentamiento con el Imperio de Japón y con la Alemania de Hitler.
En Japoteurs (1942), Superman se enfrenta a una red de espías japoneses que intentan secuestrar un bombardero de Estados Unidos con el objetivo de llevarlo a Japón para su estudio y, quizás, copiarlo o mejorarlo. Los bombarderos se convirtieron en una pieza clave de las fuerzas armadas de Estados Unidos y, por tanto, no podían caer manos enemigas... afortunadamente Superman salvó la situación:

Jungle Drums (1943) es, en mi opinión, uno de los cortos de animación más extraños que he visto sobre la Segunda Guerra Mundial (al menos desde la óptica de los Aliados). La historia nos transporta a una secta que opera en la jungla pero que no es más que una tapadera que esconde un puesto de observación alemán que informa a los submarinos sobre los convoyes aliados para que los ataquen. Un plan que se viene abajo cuando derriban el avión en el que viaja Clark Kent:



Otros ejemplos

Además de usar a Superman, Paramount Pictures también utilizó a otro "personaje estrella" dentro de las películas de propaganda y Popeye, por ejemplo, también participaría en la Segunda Guerra Mundial dirigiendo un convoy que llevaba suministros a Gran Bretaña a través de las rutas del Atlántico que eran vigiladas por los submarinos de Alemania. Un curioso episodio que se tituló Spinach Fer Britain:


La Metro-Goldwyn-Mayer también realizó cortometrajes de animación con espíritu propagandístico y en Blitz Wolf nos muestra una peculiar historia en la que el país de los cerdos teme la invasión de los lobos que piensan devorarlos. Unos lobos que, por cierto, usan como símbolo una esvástica hecha con salchichas:





El Gobierno de Estados Unidos también produjo sus propios cortometrajes de animación además de los que se hacían ya en los grandes estudios de cine. En este sentido, Estados Unidos tuvo en plantilla a grandes cineastas como John Ford (que dirigió al equipo de cámaras que filmó el Desembarco de Normandía) o Frank Capra (que era el responsable de la unidad de cine de la Fuerza Aérea). Capra concibió un personaje llamado Private Snafu que fue el protagonista de una serie de películas que se hicieron entre 1943 y 1945 con el objetivo de "orientar" a las tropas estadounidenses:


Aunque nos hayamos centrado en los casos más llamativos, como los de Disney, Warner Bros. o Paramount con Superman dentro de la actividad de los Aliados, los cortos de animación fueron utilizados también en la Unión Soviética y, al igual que el resto, tenían como objetivo atemorizar y ridiculizar el régimen nazi y ensalzar la "Gran Guerra Patria" contra Alemania:



La propaganda como arma

Tras la Segunda Guerra Mundial, la propaganda siguió siendo utilizada por muchos gobiernos para apoyar sus doctrinas. Podemos encontrar ejemplos en la Guerra Fría tanto en la antigua Unión Soviética como en Estados Unidos y, por ejemplo, en España también se produjeron algunas películas para enaltecer la Guerra Civil o la participación de España en la Segunda Guerra Mundial del lado de Alemania (Embajadores en el Infierno, una película de 1956).


Hoy en día la propaganda sigue existiendo y podemos encontrar ejemplos en películas de cine (que intentan fomentar el alistamiento en el ejército) o películas de animación que intentan adoctrinar a la población.
Quizás el contexto y la situación geopolítica haya cambiado desde la Segunda Guerra Mundial hasta nuestros días pero la propaganda sigue siendo un arma que se sigue utilizando.

2 comentarios:

Jordi Pérez (jpsadcom@gmail.com) dijo...

Curiosamente, Hitler al parecer era un gran admirador de la película Blancanieves, según se puede leer en esta entrada de la ensayista Rosa Sala Rose que encontré recientemente http://rosasalarose.blogspot.com.es/2009/10/hitler-y-blancanieves.html

Koan dijo...

Gracias por el dato, procedo a revisarlo...

Saludos

Publicar un comentario

Seamos el cambio

Con la tecnología de Blogger.
 

Buscar en:

Entradas populares

Se ha producido un error en este gadget.