Buscar en este blog

OTEGUI EN EL PARLAMENT

miércoles, 18 de mayo de 2016


Rafael del Barco Carreras

Barcelona 18-5-2016. Hace años que un comentario anónimo me amenazó de muerte por haber escrito que los del ‘tiro en la nuca’ no me gustaban. No es que me preocupara, ni poco ni mucho, aunque conociera demasiados psicópatas para desechar del todo la amenaza.

 Desde entonces nunca escribo sobre  ETA, de la que conocí muy mucho por los 80 al Comando Cataluña. Escribí cuando Carod Rovira, más vividor que psicópata, del que cuentan, y él se lo atribuye, que consiguió en Perpiñán que no atentaran en Cataluña. Otra de sus fantasías aprovechando el impacto de la bomba en Hipercord ¡21 muertos! Incluí la ETA entre mis tabús, convenciéndome  que el fenómeno me caía lejos.

Todo un espectáculo en el Parlament. A mí no me recibieron a pesar de aprobarse en pleno mi comparecencia en la Comisión Pujol. Avisé con antelación que hablaría de las cárceles de Pujol ¡y los secuestros! La pasada legislatura, más o menos lo mismo. Ahora digo y repito, copiando de nuevo al inmortal Groucho Marx, que jamás entraría o me inscribiría en un club que me admitiera.



La Vanguardia - hace 1 hora

Duro encontronazo entre el president de la Generalitat, Carles Puigdemont, con el líder del ...


El Confidencial - hace 8 horas


El Periódico - hace 18 horas



En las noticias



ABC.es - hace 4 horas

Como acto de rechazo a la visita de Otegui, el PP ha convocado también en el Parlament ...


ABC.es - hace 2 horas


ABC.es - hace 2 horas


LA VANGUARDIA


18/05/2016 11:27 | Actualizado a 18/05/2016 12:38
Duro encontronazo entre el president de la Generalitat, Carles Puigdemont, con el líder del PP en el Parlament, Xavier García Albiol, por la visita de Arnaldo Otegi a la cámara catalana. Ante la crítica del popular, Puigdemont ha avalado la visita y ha recordado el lema del PP ante procesos de paz abiertos: “Sin violencia se puede hablar de todo, ahora que no hay violencia, ¿se puede hablar de todo, señor Albiol?”


Ante tanto disparate me voy por los cerros de Úbeda, donde añado deambularon mi rama andaluza de bisabuelos, antes de 1900, y uno enterrado en el cementerio de Las Corts:

“BARCELONA 30 AÑOS DE CORRUPCIÓN” 2005

pag. 75

cobraría los 600 millones deducidos en negro el día del abono del
empréstito. Lo pagaría a la larga el propio Consorcio, pero el aval del
Estado indispensable, como parte del Ente, para que nadie en el futuro
discutiera la operación y solvencia. El silencio se alargaría hasta el
Juicio. No está de más recordar, una y mil veces, que Maragall es
Doctor en Ciencias Económicas y abogado (y aprendiz con Porcioles),
y su jefe Narcís Serra, tambien economista, es especialista en
urbanismo (y sobrino de Serra Ramoneda, presidente de la Caixa de
Cataluña y ahijado de Narciso de Carreras, presidente de la Caixa),
por funcionario de la Diputación, miestras que su segundo lo es del
Ayuntamiento, y con consulting simultaneado con su empleo en la
Dipitación con nada menos Miguel Roca Junyent, que será íntimo de
Jordi Pujol, y padre de la secretaria de Javier de la Rosa. Pero no nos
anticipemos, los treinta años y los personajes se amalgaman. ¡Claro
que sabían de que hablaban!.
El aguante del cuerpo humano es infinito, nadie conoce su propia
capacidad de adaptación y resistencia, y en mi caso, metido en el
camastro escribiendo, pasaba las horas. Entonces no tenía ni idea de lo
anterior, ni de eso ni de casi nada, por eso estaba en prisión. Un gran
entretenimiento, el frontón. Koldo y sus muchachos (el comando de

ETA que entró en el cuartel del Ejército en Berga para robar armas)

imbatibles en la cancha, el único Camacho, un chaval de veinte años.

Una gozada de partidos, con apuestas para buen aliciente. Funcionaba
el negocio de la manufactura de pelotas basándose en goma elástica
para el núcleo e hilo de calcetín de relleno, durísimas. Buen amigo

Koldo, y Camacho. Dos vidas antagónicas en el mismo lugar. 98

atracos le cargaban a Camacho, algunos estando en prisión arrancados

a palizas. Con aureola interior por su huida con los 45 en el 77.
Había entretenimientos más complejos, además de las drogas y el
juego (“el burle”, con partidas de dados y “señora”) no faltaría una
completa casa de putas en la lavandería con un madame maricón, o en
el cine los domingos una copia del Diana de la calle las Tapias. Todo
en conjunto el mejor caldo de cultivo para la incubación, desarrollo y
expansión del SIDA. Barcelona pagaría durante muchos años vivir de
espaldas a una de sus realidades, aquella cárcel.

 Pag. 76

Koldo se desesperaba cuando paseando de pared a pared le
sermoneaba con que los vascos fueron puntales en la creación de la
España invadiendo a los andaluces, mis ancestros hasta que abuelos y
familia se instalara el año 1900 en Barcelona, y para más retruécano
formaron los salvajes capitanes de los Tercios Españoles del Duque de
Alba, y transformaron a los indios americanos en esclavos
convirtiéndose en hacendados por todas las Audiencias americanas y
después repúblicas. Me aguantaba “porque eres un anarquista”,
“anarcocapitalista en vías de la ruina total”, le contestaba. Se reía y me
contaba que a su abuelo lo fusilaron los franquistas y a su padre, no
recuerdo, le habían desposeído de sus tierras en un pueblo navarro. En
fin, tenía declarada su guerra al Estado Español, y no sería yo que le
sacara de su error. Tuvo los santos cojones de escaparse del cuartel de
Berga, esconderse por el monte, y rehecho en Barcelona, presentarse
en la cárcel de mujeres con un carné de abogado para entrevistarse con
su compañera caída en el cuartel. Una imprudencia temeraria que le
costó una larga condena. El amor formaba parte de su guerra, y de la
mía.
Buenos camaradas, formando piña. Chueca, en la celda de enfrente,
uno de los especialmente vigilados. Intentó la fuga con un túnel de
fuera a dentro. Alquilaron una nave en la avenida Roma y pretendían
horadar hasta el patio de la sexta. Se les hundió en medio de la calle
Provenza. La tierra sobrepuesta en la riera de Sarriá al Paralelo
cubierta por los rebajes del Ensanche convertía en peligrosa la
excavación, y se hundió. De lograrlo, vacía media cárcel. Los
periódicos señalaron un posible atentado en las viviendas militares.
Koldo y los suyos lo intentaron a la inversa, tampoco lo consiguieron.

Varias fugas funcionaron, pero por norma la dirección tenía el

chivatazo antes de iniciarse el intento. La red de información, casi
perfecta. Aparecieron pistolas, y con una se escaparon seis por la
puerta principal. Los cabos de varas, Zamora y sus ayudantes en la
Sexta, cubrían hasta con un físico digno de su cargo, cojo y bizco,
toda contingencia. En una celda, la “rutina”, donde vendía café de
cazuela, huevos, tabaco, cerveza, o lo conveniente. Se forraría,
impensable en la calle de delincuente del Chino. Las peleas
terminaban en la llamada enfermería o en el Clínico si había…

pag.264

años, fiel continuación de los cuarenta franquistas, han propiciado
muchos más muertos que los atentados de ETA, que por suerte se ha
olvidado de Barcelona. Oyendo a Koldo (mi gran profesor de frontón

por los 80) que la ETA se había retirado varias veces de Cataluña en

sus intentos por colaborar con los independentistas catalanes, siempre

he pensado que en el ambiente de la marginalidad catalana caerían de

inmediato por la total presencia policial en la marginalidad y

delincuencia, y en los últimos tiempos, con la droga como
protagonista, de una violencia que sobrepasa las luchas callejeras de
principio del siglo XX entre la patronal y el anarquismo. Una
romántica lucha frente a la sordidez de la actual.
Cuatro casos complicaban mis posibles dos años para acabar la
condena pendiente por una sociedad con Antonio de la Rosa Vázquez.
Lo bueno, en ninguno de los cuatro se decretaba prisión. De hecho
solo afectaba mi cumplimiento “el quebrantamiento”, anulando los
beneficios penitenciarios hasta que el Juzgado de Vigilancia
Penitenciaria se pronunciara, y celebrado el juicio “por fuga”.
Complicaba mi cálculo de dos años convirtiéndolos en cuatro posibles.
Los cálculos pesimistas no cuadraron en mi experiencia, el tiempo
clarificaría mi situación penal. Otros tres juicios pendientes aportarían
con seguridad alguna condena, y aun sin delitos graves, de sobra sabía
la facilidad de uno, dos o tres años, sin demasiados requisitos.
Mi tozudez, comparable a la psicosis de mi eterna novela, lanza a
mi mujer al especial editor para imprimir unos ejemplares de Zona
Franca, tercera parte, sin haber editado la segunda, y la mando a Félix
Martínez, a mis amigos de El Triangle, y con presencia en dos o tres
librerías de Barcelona. Un resumen digerible de 460 páginas, o eso
creía yo. Distracción no me faltaría, sobraban incomodidades en la
celda con cinco individuos, renovándose a diario, primerizos,
mostrándome de nuevo todas las degeneraciones de la droga. A un
mastodóntico negro de ciento diez quilos, zombi rebosando heroína,
con el permiso del funcionario lo cambiamos de celda sin enterarse,
endosándolo a unos vecinos del Este, ¡los pobres no entendían nada!.
O el esquelético, otro zombi, muerto a la siguiente noche del cambio,
ahogado entre sus mucosidades y vómitos. La Modelo en cuanto a
saturación comparable a la del 80, y las enfermedades infecciosas

EL CONFIDENCIAL



Albiol: "Es el responsable de haber matado a más de 50 catalanes"

Otegi 'incendia' Cataluña entre los aplausos de la CUP y gritos de "asesino"
  • a. fernández. barcelona / S. de Diego
  • 15:44
  • 44
'Polémica visita del líder abertzale a Cataluña. Entre aplausos y vítores, Otegi ha llegado al Parlament acompañado de miembros de Bildu y varios diputados de la CUP, entre ellos Anna Gabriel. La expectación es máxima'


TV3 LA SECESIONISTA

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Seamos el cambio

Con la tecnología de Blogger.
 

Buscar en:

Entradas populares

Se ha producido un error en este gadget.